El trabajo es un rasgo que define la existencia humana. Es el medio de sustento y de satisfacción de las necesidades básicas. Pero es también una actividad por la que los individuos afirman su identidad, para sí mismos/as y para aquellos/as que los rodean. Es crucial para la elección individual, el bienestar de las familias y la estabilidad de las sociedades.

Contener social y laboralmente a jóvenes y adultos con capacidades diferentes.

Colaborar con los procesos de inclusión genuina y sostenida de las personas con capacidades diferentes (especialmente aquellos con mayor riesgo social) para que desarrollen habilidades sociales, para el trabajo, para la comunicación en una autonomía personal creciente.

Dar dignificación con el trabajo desarrollando distintos proyectos.